viernes, 21 de septiembre de 2012

Retorno

Que se siente no tener que escribir?
cuando las ataduras del día a día terminan por eclipsar nuestros pensamientos... por saturar la inspiración, acordonar las palabras... que debemos hacer?
enviar todo a la "cresta"?
o tal vez aferrarnos a ese pequeño espacio que queda en el interior que busca salir y contar algo nuevo... pero cuidado con lo que cuentas! no te resumas a las compras que el capital te convida para hacerte sentir feliz! no eso no... tampoco sobre la última rumba! el carrete es para sentirse vivo cuando muchas cosas no salen como queremos... cuando buscamos olvidar que en lo profundo algo nos dice que esta mal!
hay que buscar lo que realmente vale la pena ser contado! un nuevo anhelo! una nueva soledad! un nuevo reto! pero no cualquier reto... no se puede pensar en los retos profesionales... o volvemos a la cárcel!
la cárcel que encierra el alma, lo convida a consumir y rumbear eternamente... mientras la vida se pasa por el lado... así las cosas se trata por tanto de buscar las formas de evitar el exilio del alma a causa de lo cotidiano!
que cuento entonces? que como dice un buen cantante " si ya nada puede ir peor... esperemos que sople el viento a favor!"

miércoles, 11 de enero de 2012

paciente terminal

Como se consolidan los eufemismos y comentarios en torno al paciente terminal...
acaso no es cierto que nadie muere en la víspera...
o que para morir sólo se necesita estar vivo...
nada de eso, todos queremos vivir por siempre y para siempre!
si no podemos en vida lo hacemos con los hijos o los textos... que son lo mismo!
pero queramos o no la historia siempre llega al mismo final...
siempre sin importar cuanto estiremos o juguemos la vida terminará...
los recuerdos de los demás serán los encargados de llevarnos al anhelo del siempre...
pero sin importar al final nos olvidaran, allí estará ella... La Muerte...

Sigan un nuevo experimento... un juego... el diario de un terminal...
http://diarioterminal.blogspot.com/

sábado, 29 de octubre de 2011

Histeria

Y para que tanta histeria mierda!
Se el día en que muero... A diferencia de todos los demás en mi caso no aplica el "nadie muere en la víspera", pues lo hago cada día al levantarme, se como y cuando camino hacia la muerte, así que me asegurare de sonreirte el día que nos encontremos, y por favor no reproduzcan mi muerte segundo a segundo....

domingo, 3 de julio de 2011

una canción

Sin palabras... sólo compartir algo de música.

martes, 31 de mayo de 2011

Aquello

Aquello de lo que hablamos y hablamos....
es por que no existe y lo buscamos...
Aquello de lo que no hablamos
simplemente existe...
pobre amor, libertad, democracia y ciudadanía...
donde están?

jueves, 5 de agosto de 2010

Tierra de memorias y penas


Tal ves fue un momento de suerte, momento por el que todos pasamos para estar aquí. Puedo decir que fuera o no de suerte cambio el rumbo de mi vida…
Tenia que ser así, mientras esperaba y fumaba ese último cigarro, me recogieron, eran dos personas, normales, del común, bajos, pelo oscuro, uno hombre, la otra mujer. Ella tomo mi mano y con una hermosa voz concilio mi pesado caminar, así me guió hasta el pequeño carro o mejor carruaje, no se como llamarlo… tenía dos ruedas tirado por fuerza humana, el hombre tomaba dos largueros de madera y jalaba, encima de las ruedas una silla y un techo de lona… ya una vez sentados allí, ella comenzó de nuevo a hablarme, y decirme muchas cosas de mi vida.
Por algunos momentos pensé que estaba al lado de una gitana que leía mi mano, sabia mi pasado y mi presente, pero no hablaba de mi futuro, sus ojos redondos y negros me penetraban el pensamiento y en especial mis sentimientos. Me hablo de aquellos momentos claves de mi vida, donde las cosas cambiaron para bien o para mal.
Mientras me recordaba dolorosos y buenos pasajes de mi caminar por el mundo el carruaje se detuvo. Me pidió muy cortésmente que bajara, debíamos visitar algunas personas, así entonces, entramos en un bar lleno de ventanas grandes, sin muros, rodeado de fuentes y decorado con lindas mesas y sillas de madera con cojines blancos. Las mesas decoradas como bambú entre delicados floreros.
Entramos, me indicó una esquina donde yo debía sentarme, allí al margen de todos los asistentes, observe como grandes amigos se reunían para tomar una chela y recordar, era una despedida, muchos reían, otros recordaban con melancolía momentos claves de sus vidas, en las que curiosamente yo fui parte. Un lindo momento, el ver y recordar como soy parte de la vida de los demás, donde quiera que esté siempre estaré en sus pensamientos y recuerdos, he de preocuparme cuando nadie pueda ya recordarme o cuando no tengan motivos para hacerlo.
Mientras divagaba entre estos pensamientos y observaba entretenido el festín a mi alrededor, mi gitana se acerco para decirme – ya es hora, pronto amanecerá, todavía tenemos una parada por realizar – sin comprender mucho a que se refería esta extraña anfitriona de la noche, la acompañe.
Mayor fue mi impacto al ver que llegábamos a mi primera casa de infancia, la cual no habito hace mas de 30 años! Al entrar, fue como volver en el tiempo, todo estaba como lo había dejado en mi memoria, al entrar a mi habitación todo cambió, no se trataba de mi lugar cuando lo deje, presentaba una extraña mezcla entre lo que había dejado años atrás y lo que tenía hoy…
Ella al oído de forma suave me dijo – puedes recoger lo que quieras, solo piensa que las cosas dejadas constituirán lo que muchos tendrán de ti mañana – solo pude mirarla extrañado pues no comprendía que ella era la muerte, que me había permitido como último deseo recordar quien soy, quien fui, y así reconstruir lo que los demás recordarán sobre mi… para así seguir existiendo en las memorias de los demás, desapareciendo conforme ellos no me recuerden o dejen de vivir…
Ya es hora – dijo, debemos partir, este mundo ya no es tu mundo, deja tus recuerdos en esa caja, en el viaje que emprendes no eres los recuerdos que cargas, eres los recuerdos que dejas – así cerré los ojos… Ahora cuento este cuento por que decidí que sería la mejor forma de plasmar mis recuerdos y dejar algo para ser recordado… mi última noche aquí… en la tierra de las memorias y las penas.

miércoles, 23 de junio de 2010

tu

Si las esposas de los dioses se fugaron para vengarse de sus esposos en las noches, bajando a la tierra para vivir aventuras también.
Seguramente fue éste el caso cuando te encontré a ti, o mejor, tú me encontraste a mi…
Sólo así podré explicar lo que pasó y la magnitud de lo que fue y de lo que espero pueda volver a ser…

Inspirado en “Hera” de A. Filio.